View this email in your browser




SOUTHNEWS

 
No. 372, 5 de junio de 2021

Consulte el sitio web del South Centre: www.southcentre.int
Siga al South Centre en Twitter: @South_Centre
 

Amplio respaldo por la extensión del período de transición que exime a los países menos desarrollados (LDC) de implementar el Acuerdo TRIPS; no obstante, se está demorando el consenso en la OMC

 



 
Los miembros de LDC quedan eximidos hasta el 1.° de julio de 2021 de implementar sus obligaciones de proteger los derechos de propiedad intelectual en virtud del Acuerdo TRIPS. En la sesión de octubre de 2020 del Consejo de TRIPS, los miembros de LDC enviaron una solicitud debidamente motivada (IP/C/W/668) para extender aún más este período, conforme lo dispuesto en el Artículo 66.1 del Acuerdo. El grupo de LDC solicita una extensión de este período de transición hasta su exclusión del estado LDC y, a partir de allí, por un período de 12 años. Si bien la solicitud del grupo de LDC se recibió con respaldo general en el Consejo de TRIPS, algunos miembros de países desarrollados (principalmente, los EE. UU., la U. E., Japón, Canadá y Suiza) solicitaron más aclaraciones al grupo de LDC sobre el alcance de la extensión solicitada. Los debates no pasaron de consultas informales. Se necesitan negociaciones basadas en texto para que el Consejo de TRIPS adopte una decisión oportuna que otorgue la extensión. Esto es alarmante, ya que la fecha de vencimiento del actual período de transición, del 1.° de julio de 2021, está cada vez más cerca.

En este contexto, el South Centre organizó un webinar el 9 de abril de 2021 para debatir la solicitud de los miembros de LDC. Los panelistas aceptaron que la solicitud es justa, legitima y permisible en virtud de las normas de la OMC.

El panel estaba compuesto por el Excmo. Embajador Ahmad Makaila, Representante Permanente de Chad en la ONU y demás organizaciones intergubernamentales en Ginebra, y Coordinador del grupo de LDC en la OMC, el Prof. Carlos M. Correa, Director Ejecutivo del South Centre, el Prof. Kevin Gallagher, Director del Global Development Policy Center de la Universidad de Boston y miembro del Comité de la ONU sobre Política de Desarrollo (CDP), el Dr. Giovanni Valensisi, División de LDC de UNCTAD, la Dra. Joy Kategekwa, Directora de UNDP Africa, y el Sr. Nirmalya Syam de South Centre. La Dra. Viviana Munoz Tellez, Coordinadora del Programa de Salud, Propiedad Intelectual y Biodiversidad del South Centre, moderó el debate.

Al realizar el discurso de apertura, el Prof. Carlos Correa afirmó que la cuestión de una extensión del período de transición de TRIPS no solo es importante para los LDC, sino también para la comunidad internacional como un todo. Una gran parte de la población global (aproximadamente 880 millones de personas) vive en los LDC, pero estos países solo dan cuenta de menos del 2 % del PIB global y de aproximadamente el 1 % del comercio global. Por este motivo, es fundamental ayudar a los LDC a alcanzar sus metas de desarrollo en el contexto de la Agenda 2030 de Desarrollo Sustentable. La pandemia de COVID-19 ha deteriorado la situación socioeconómica en los LDC, incluidos los que están muy cerca de alcanzar o han alcanzado los criterios de exclusión de la categoría. La solicitud de los LDC por una extensión del período de transición de TRIPS se está llevando a cabo en este contexto.

El preámbulo del Acuerdo TRIPS determina que los LDC deben contar con una ‘flexibilidad máxima’ para poder desarrollar una base tecnológica adecuada y viable. Este concepto de flexibilidad máxima es de especial importancia. En segundo lugar, la extensión es un derecho que tienen los LDC en virtud del Acuerdo TRIPS; no es algo que quede sujeto a discusión. En particular, no hay límite de tiempo para dicha extensión. En tercer lugar, la premisa del Artículo 66.1 del Acuerdo TRIPS establece que los LDC necesitan tiempo para desarrollar una base tecnológica viable. Por consiguiente, el Artículo 66.1 otorga a los LDC un período de transición para la implementación de las obligaciones del tratado, el cual debe extenderse por el Consejo de TRIPS ante una solicitud debidamente motivada para permitir a los LDC desarrollar dicha base tecnológica.  De esta forma, los miembros de la OMC aceptaron una premisa que establece que los derechos de PI pueden volverse un obstáculo para alcanzar esta meta de una base tecnológica viable. Realmente, durante sus recorridos de desarrollo, los países desarrollados tuvieron un régimen de PI muy flexible. Por ejemplo, el proceso de industrialización en los EE. UU. se inició sobre la base de copia e imitación de tecnologías desarrolladas originalmente en Europa, en particular en el Reino Unido. Por ejemplo, en los EE. UU., durante la mayor parte del siglo XIX, a los autores extranjeros se les denegaba la protección de derechos de autor. El concepto subyacente para esta política era que existía la necesidad de aumentar la alfabetización en el país al permitir acceso a libros excelentes, pero económicos. Entonces, no hay nada nuevo en el concepto de que, para alcanzar cierto nivel de desarrollo tecnológico, existe la necesidad de suspender o no aplicar derechos de PI sólidos. Un informe del Departamento de Evaluación Tecnológica de los EE. UU. para el Consejo Asesor del Congreso de los EE. UU., establece que “Cuando los Estados Unidos aún era un país relativamente joven y en desarrollo, se negó a respetar los derechos internacionales de propiedad intelectual sobre la base de que posee libremente los derechos a obras extranjeras para ampliar su desarrollo social y económico”. Esto también se aplica a otros países desarrollados que introdujeron una protección de PI sólida a medida que se desarrollaron, y no desde el comienzo de su proceso de desarrollo, en particular su proceso de industrialización.

La solicitud de los LDC tiene algunas características innovadoras. A diferencia de las extensiones anteriores, la presente solicitud no tiene un término arbitrario o fijo que se aplique a todos los LDC. Esto es adecuado. No es razonable pensar que todos los LDC alcanzarán una base tecnológica viable al mismo tiempo, conforme un término puramente arbitrario. En segundo lugar, la solicitud busca extender el período de transición más allá de la fecha de exclusión de los LDC. La exclusión de los LDC se determina con base en indicadores que no toman en cuenta el nivel tecnológico que un país pueda haber alcanzado. Por lo tanto, es muy importante permitir la extensión de este período de transición para los LDC después de su exclusión de la categoría. El Prof. Correa reiteró el respaldo del South Centre al grupo de LDC para lograr, como resultado, la aprobación de la extensión. El Prof. Correa recomendó a los participantes consultar un informe de políticas de South Centre que explica los fundamentos de la solicitud.

El Embajador Ahmad Makaila recordó que la solicitud del grupo de LDC se analizó por los miembros de la OMC en octubre de 2020 y marzo de 2021. El grupo de LDC recibió un fuerte respaldo de la mayoría de los estados miembro. Ciertos miembros (algunos países desarrollados) solicitaron más información sobre la duración y el alcance de la extensión. El grupo de LDC respondió todas las preguntas de los países desarrollados en debates informales y bilaterales.

La solicitud del grupo de LDC se basa en un derecho otorgado a los LDC en virtud del Artículo 66.1 del Acuerdo TRIPS de realizar solicitudes debidamente motivadas de extensiones, lo cual debe otorgar obligatoriamente el Consejo de TRIPS. En el contexto del Art. 66.1, se reconoce que los LDC tienen obstáculos particulares en los planos económicos, financieros y administrativos. De esta forma, el Acuerdo no se puede aplicar de la misma manera que en países más desarrollados. Esto permite una flexibilidad para tener una base tecnológica viable y abordar los desafíos de desarrollo. Por ese motivo, el TRIPS estableció un período inicial y renovable de 10 años, excepto los artículos 3, 4 y 5. Es incierto cuándo los LDC serán lo suficientemente maduros para superar estos obstáculos. La flexibilidad es necesaria mientras exista la incertidumbre y mientras los LDC no puedan crear una base tecnológica viable.

Se necesita el máximo espacio de políticas para la flexibilidad para abordar el desafío del desarrollo. Por este motivo, la extensión del período de transición se debe continuar implementando mientras el país siga perteneciendo a los LDC. Los efectos de la crisis de Covid-19 aún no se han medido, y la mayoría de los informes destaca que la crisis menoscabará los logros de los LDC a través de los años en educación, reducción de la pobreza, etc. El año pasado fue el peor en 30 años para los LDC. Para todos los LDC, ha habido una recesión general con un impacto adverso enorme en todos los LDC, incluidos aquellos en el proceso de exclusión de la categoría. La categoría de LDC es definida por la ONU y no la OMC. La Asamblea General de la ONU ha convocado a los miembros de la OMC para autorizar a los países graduados para que se beneficien con años adicionales de flexibilidades para garantizar una exclusión sustentable. Un número de organismos de la ONU ha respaldado ampliamente la extensión de flexibilidades, incluso después de la exclusión. Los LDC también necesitarán flexibilidades complementarias, con 12 años adicionales. En una perspectiva más amplia, los LDC representan el 13-14 % de la población mundial, pero solo representan el 1,3 % del PIB global y 1 % del comercio internacional. Como consecuencia, la extensión del período de transición, inclusive 12 años después de la exclusión, no sería perjudicial para la comunidad internacional. Por el contrario, conduciría a un desarrollo sustentable. Los LDC no quieren un privilegio, sino el mantenimiento de la flexibilidad de la que ya se benefician.

En el contexto de la OMC, los LDC tienen pequeñas delegaciones en Ginebra, y es difícil negociar una extensión después de cada período, dada la capacidad limitada de negociación. Por lo tanto, un período más extenso será útil para el grupo. Las políticas de respaldo para países graduados beneficiará al grupo como también al sistema multilateral. Por lo tanto, los LDC solicitaron una extensión del período de transición hasta su exclusión de la categoría de LDC y, a partir de allí, por un período de 12 años.

El Embajador Makaila reafirmó que el grupo de LDC está claramente comprometido con el Art. 66.1, la transición existente que permite la exención del Acuerdo TRIPS, y acepta que la extensión solicitada por el grupo de LDC se encuentra completamente dentro del alcance del Artículo 66.1 del Acuerdo TRIPS.

El Prof. Kevin Gallagher expresó su fuerte respaldo a la solicitud realizada por los LDC, incluida la extensión del período de transición para excluir a países graduados también. Teniendo en cuenta la conmoción de la pandemia y la respuesta inadecuada de la comunidad global, muchos LDC están afrontando una posible década perdida. Si no obtienen la extensión solicitada del período de transición, esto solo hará que los LDC se retrasen aún más. La exclusión no significa que estos países tengan repentinamente mano de obra calificada, capacidades de producción u otras capacidades para beneficiarse del TRIPS y, ciertamente, no se correlaciona con ninguna base de evidencia para dicha preparación. El hecho es que, una vez que un LDC es excluido de la categoría, continúa enfrentándose a grandes barreras y continuará afrontando los mismos desafíos que antes de la exclusión. Por lo tanto, la extensión del período de transición de TRIPS también se debe otorgar en el período posterior a la exclusión para los LDC. La solicitud de los LDC cita al Secretario General de la ONU al afirmar que los LDC no lograron combatir la pobreza con éxito mediante altos índices de crecimiento económico, una transformación estructural y el desarrollo de capacidades productivas, ni a través de un aumento de su participación global en las exportaciones. El alto grado de vulnerabilidad que sufren los LDC (conmociones tanto económicas como climáticas) ha retrasado significativamente el progreso hacia un desarrollo sustentable y el logro de las SDG. La baja de los precios de las commodities disminuyó el valor de las exportaciones y las ganancias en moneda extranjera, y agravó el endeudamiento, mientras que los peligros naturales causaron pérdidas y daños devastadores a las personas, el sustento y la infraestructura. El CDP de la ONU observó que los LDC son muy vulnerables a conmociones externas, como la pandemia de COVID-19. La secretaría calcula un Índice de Vulnerabilidad Económica y Ambiental al evaluar la exclusión y monitorear el progreso de los LDC. El CDP detectó que los LDC son un 30 % más vulnerables a sequías, huracanes, inundaciones, pandemias e inestabilidad de los flujos de capital.

La clave para el desarrollo económico es el desarrollo de activos basados en el conocimiento. Esta es la parte más importante de subir de posiciones para lograr un crecimiento convergente. Por definición, un LDC no cuenta con los activos basados en conocimiento que son tan importantes para el progreso. 43 de los 47 LDC experimentaron una reducción en sus ingresos promedio y la mayoría está con riesgo de sobreendeudamiento o ya están sobreendeudados. En el servicio de deuda anual, ahora están pagando más que todo su presupuesto de salud en muchos casos, por lo que no se puede ni pensar en invertir en la expansión de la capacidad productiva, las capacidades tecnológicas, etc., lo cual les permitiría graduarse y aprovechar el TRIPS. El CDP estima que la pobreza extrema en los LDC aumentará aproximadamente un 35 % como consecuencia de la actual pandemia. La base de producción de los LDC para desarrollar activos basados en conocimiento es incipiente y aún necesita mucha atención. La mayoría de los LDC dependen de una o dos industrias de extracción; no obstante, los precios de las commodities son muy volátiles en general y, en este período de crisis, no fueron altos como lo fueron durante la crisis financiera de 2008. Teniendo en cuenta que la mayoría de los LDC son importadores netos de tecnología, la pandemia, sumada al endeudamiento y los bajos precios de las commodities, dificultan la importación de tecnología. Esto resalta la necesidad de poder desarrollar capacidades productivas endógenas dentro de los propios países. Actualmente, los LDC no cuentan con esa base, con aproximadamente solo el 20 % de sus poblaciones que cuentan con la capacidad necesaria para aproximadamente solo el 8 % de la fabricación en áreas de tecnología media a alta, en comparación con el 44,9 % de los mercados emergentes y países en vías de desarrollo. En promedio, los LDC cuentan con 71 investigadores por millón de habitantes, en comparación con 1200 investigadores por millón de habitantes en el resto del mundo. Solo el 28 % de su población asiste a la escuela secundaria, en comparación con el 80 % en países de mercados emergentes y con el 100 % en países de OECD. En los LDC, solo el 18 % de las personas usan Internet, en comparación con el 50 % en los mercados emergentes y las economías en desarrollo, y el 87 % en los países del OECD. Un indicador importante es el gasto en investigación y desarrollo, el cual, para los LDC es mucho menos del 1 %, cerca del 0;5 %, en comparación con cerca del 2 % para el resto del mundo, y cerca del 4 % para economías de frontera como Corea del Sur y China.

La asistencia técnica, en virtud del Acuerdo TRIPS para los LDC no pretendió ayudar a desarrollar capacidades productivas para que los LDC puedan aprovechar TRIPS cuando se gradúan. La asistencia técnica solo es para ayudar a los países a comprender las reglas para que puedan adherirse a estas cuando se gradúen. Tampoco se cuenta con las medidas de respaldo para permitirles a los LDC desarrollar capacidades productivas y técnicas endógenas para utilizar cuando se gradúen. Necesita haber una expansión para respaldar medidas para los LDC, una nueva financiación que permita desarrollar capacidades tecnológicas, la creación de escuelas secundarias, el desarrollo de industrias endógenas y capacidades tecnológicas y productivas. Los esquemas financieros de IDA, el Banco Mundial y muchos otros bancos de desarrollo, se centran en intervenciones importantes pero pequeñas en salud, educación, etc. Las cuales son muy importantes, pero existe la necesidad de un aumento por etapas en la financiación al desarrollo para LDC, el cual contribuya para que los países desarrollen sistemas de innovación a nivel nacional que permitan ampliar la capacidad productiva y la innovación tecnológica. Sin eso, el progreso tecnológico se verá retrasado aún más ante la crisis global. En un informe de políticas, la secretaría DESA señaló que la pandemia de COVID-19 amenaza con tener consecuencias devastadoras en los LDC. Los sistemas de salud pueden no tener la capacidad para afrontar el aumento de infecciones y cuarentenas alrededor del mundo. A menos que la comunidad internacional tome medidas de políticas sólidas, el logro de las Metas de Desarrollo Sustentable para la fecha límite de 2030 probablemente queden fuera de alcance.

El Dr. Giovanni Valensisi observó que la pandemia de COVID-19 tuvo un impacto enorme en los LDC, en términos socioeconómicos. La crisis está afectando tanto a la oferta como a la demanda de sus economías en todos los niveles, en la esfera familiar, empresarial, doméstica e internacional. Las estimaciones más recientes de UNCTAD y IMF muestran que esta es la mayor recesión global desde la segunda guerra mundial. En el caso de los LDC, la disminución en el PIB no solo significó una recesión, sino también una disminución en el PIB per cápita en la mayoría de los LDC. Casi todos los LDC están sufriendo por la desaceleración del crecimiento. Se estima que el 2020 y el 2021 fueron los primeros dos años consecutivos durante los cuales ningún LDC podrá cumplir el objetivo del 7 % de crecimiento. Continúa habiendo una compresión de las importaciones en la mayoría de los países en desarrollo, lo cual podría tener un golpe de efecto en la economía doméstica de los LDC, ya que dependen de las importaciones para una amplia gama de productos específicos, desde alimentos hasta drogas y medicamentos, como también bienes de capital. En términos de flujos financieros, la disminución en exportaciones se verá agravada por una disminución en todos los tipos de flujos financieros. Varios LDC también están experimentando fuga de capitales y una devaluación en el tipo de cambio, lo cual podría aumentar su costo de pago de la deuda, en particular, para muchos LDC que están mostrando un empeoramiento de las vulnerabilidades de deuda. La mayoría de los LDC tienen déficits estructurales en el presupuesto gubernamental y en su actual presupuesto de cuenta, lo cual deja un espacio fiscal muy reducido. Esto trajo como consecuencia un aumento de 32 millones en el numero de personas que viven en extrema pobreza en LDC.

Los LDC enfrentan la posibilidad de un daño a medio plazo y efectos a largo plazo en el rendimiento posible. Inversiones escasas como consecuencia de la crisis afectarán el crecimiento de producción en el futuro. También existe la posibilidad de una enorme disrupción en la acumulación de capital humano. Un informe reciente de UNICEF sugiere que, a nivel global, aproximadamente 800 millones de niños vieron interrumpida su escolarización. En el futuro, esto no solo podría afectar el rendimiento posible, sino también el potencial de desarrollo de una base tecnológica endógena. Una crisis prolongada también podría causar más pérdida de empleos y una consecuente pérdida de las capacidades productivas, lo cual afecta el crecimiento futuro.

Las capacidades productivas son clave para la recuperación en vista de estos desafíos. Las empresas que, con capacidades productivas más sofisticadas, lograron adaptarse mejor; por ej., algunos fabricantes textiles de LDC lograron readaptar la producción para fabricar trajes de protección personal. Esto destaca la importancia de capacidades productivas y tecnológicas endógenas. Por lo tanto, las medidas de espacio de políticas y respaldo internacional, como la extensión del período de transición de TRIPS, son vitales para respaldar los esfuerzos de los LDC en el desarrollo de capacidades tecnológicas.

El Dr. Joy Kategekwa recordó la experiencia de negociaciones anteriores en la extensión de 2005. No fue fácil presentar la solicitud debidamente motivada enviada por los miembros de LDC como grupo, ya que los países desarrollados estaban leyendo el lenguaje del Artículo 66.1 de manera limitada y sugiriendo que solo un LDC específico podía enviar dicha solicitud, en lugar de un grupo como un todo. Siempre existió un deseo de ir más allá para que no hubiera un carácter automático para la extensión con base en la solicitud debidamente motivada, para que el trato especial y diferencial no implique la exención de las obligaciones sino que dé espacio y tiempo para preparase, con el objetivo final de implementar las obligaciones en virtud del Acuerdo. El Artículo 66.1 de TRIPS no se debe leer de manera aislada, sino junto con las obligaciones en virtud del Artículo 66.2 de TRIPS y el Artículo 18 de GATT, para comprender todo el marco de desarrollo de lo que debe ser la participación de los LDC en el sistema de comercio multilateral. El Artículo 66.1 es un reconocimiento de lo que acordó la ONU 50 años atrás, con respecto a que existe un grupo de países que tienen desafíos específicos y únicos que requieren especial atención. 50 años después, hay 47 LDC, 33 de los cuales se encuentran en la África subsahariana. La cuestión a considerar es cuál es el marco de PI en el marco más amplio de desarrollo en el contexto de las leyes de la OMC. Esto lleva al cuestionamiento de qué se hizo en virtud del Artículo 66.2 para ayudar a los LDC a lograr esa base tecnológica. Cómo pueden los países desarrollados ofrecer incentivos a firmas y empresas en sus territorios según lo dispuesto en el Artículo 66.2 para garantizar que, inclusive cuando los LDC alcancen la exclusión, no necesitarán más extensiones del período de transición. La extensión se debe ver acompañada por la suficiente buena fe y el desarrollo de capacidades tecnológicas para ayudar a los LDC a desarrollar esa base tecnológica viable. Esto se vuelve más sólido en virtud del Artículo 18 de GATT, el cual reconoce que los países pueden dejar de lado las leyes de la OMC en general con el propósito de desarrollar una industria incipiente, para garantizar que el comercio funcione en beneficio del desarrollo. La industrialización es fundamental para expandir la fabricación de productos y aumentar las exportaciones. Más allá de la extensión, también se debe explorar qué más se podría implementar para impulsar las capacidades productivas de los LDC durante el período de extensión. ¿Cómo pueden usarse los ODA, las políticas de inversión, la financiación del sector público y la cooperación de sur a sur para abordar el fortalecimiento de capacidades? Si bien aproximadamente el 82 % del comercio de África con el resto del mundo sigue siendo la materia prima y las commodities con productos de bajo valor agregado, existe un creciente volumen de productos de valor agregado y con uso intensivo de tecnología en el comercio entre países africanos. Esto sugiere que, con las contribuciones adecuadas en tecnología, África puede expandirse de manera que el comercio pueda aprovecharse para impulsar el desarrollo. Enfoque además de argumentos legales en respaldo de la extensión, en el carácter complementario de lo que se espera de otros miembros. El tiempo de la extensión no es la única solución y existe una necesidad de analizar medidas complementarias y de utilizar todas las herramientas disponibles. Es fundamental que la extensión se implemente, ya que el éxito del Tratado de Libre Comercio Continental Africano (AfCFTA) depende de ello. Estas razones eran coherentes inclusive antes de la pandemia de COVID-19.

El Sr. Nirmalya Syam resaltó que será fundamental acelerar las discusiones y garantizar que se otorgue la extensión según se solicitó. El Artículo 66.1 se basa no solo en la necesidad de desarrollar una base tecnológica adecuada y viable, sino también en las restricciones económicas, financieras y administrativas, además de las necesidades y requisitos especiales de los LDC. Por lo tanto, es muy amplio y permite diversas motivaciones posibles en las que se puede basar la solicitud de extensión. También es obligatorio en el Consejo de TRIPS para autorizar la solicitud. El período de extensión no se establece en el Artículo 66.1 y, en el pasado, se extendió por diferentes términos. De esta forma, la práctica de los estados miembro sugiere que no se aplica un marco temporal estándar para dicha extensión o límite de tiempo. La solicitud de una extensión hasta la exclusión cuenta con precedentes; incluso en 2013, los LDC habían solicitado dicha extensión en su solicitud debidamente motivada. Si los LDC consideran que no podrán superar sus desafíos mientras sean LDC, una extensión mientras continúen siendo LDC es justificada y legalmente viable. La extensión hasta la exclusión no es una exclusión perpetua, sino limitada hasta el momento en que se cumplen los criterios de exclusión, de conformidad con el proceso de la ONU para dicha determinación.

Asimismo, ningún fragmento del Art. 66.1 restringe al Consejo de TRIPS de otorgar una extensión más allá de la exclusión, conforme se solicite. De hecho, la extensión de 2005 añadió condiciones sobre la preservación de los niveles existentes de protección de la PI, que iban más allá del texto del Artículo 66.1. En 2013, esta condición se retiró y, en su lugar, se incluyó un compromiso del mayor esfuerzo por preservar los niveles existentes de protección de PI por parte de los LDC. Esto no estaba limitado por ninguna consideración de si el Consejo de TRIPS contaba con la autoridad para agregar condiciones en virtud del Artículo 66.1. Asimismo, de conformidad con el Art. 9.2 del Tratado de la OMC, el Consejo de TRIPS está autorizado a realizar recomendaciones a la Conferencia Ministerial o el Consejo General para sugerir una interpretación de una disposición del Acuerdo TRIPS. Por lo tanto, se puede concluir que el Consejo de TRIPS tiene la autoridad de decidir sobre la extensión, conforme se solicite, y de realizar cualquier recomendación interpretativa para, de ser necesario, complementar la decisión de una adopción formal por la Conferencia Ministerial o el Consejo General de la OMC.

Conclusión

En conclusión, todos los panelistas reafirmaron la suma importancia de una decisión por el Consejo de TRIPS, la cual otorgue una extensión del período de transición, en virtud del Artículo 66.1 del Acuerdo TRIPS, según lo solicitado por el grupo de LDC. En este sentido, será fundamental garantizar que las discusiones avancen de consultas informales para aclarar términos de la solicitud a discusiones reales basadas en texto para que el Consejo de TRIPS pueda llegar a una decisión para la extensión del período de transición, antes de la próxima sesión del Consejo de TRIPS del 8-9 de junio de 2021. Esta será la última sesión formal del Consejo de TRIPS antes de finalizar el actual período de transición, el 1.° de julio de 2021. Recientemente, aproximadamente 50 expertos y académicos distinguidos escribieron una carta al Representante de Comercio de los Estados Unidos y el Comisario de Comercio de la U. E., la cual respalda la solicitud del grupo de LDC para la extensión del período de transición de TRIPS. Como señala la carta, “Cualquier intento de rechazar o debilitar la solicitud de los LDC será inadmisible, teniendo en cuenta las dificultades sociales y económicas en este momento sin precedentes. En cambio, adoptar la solicitud de LDC en su totalidad fortalecerá la credibilidad de la OMC como una institución que puede beneficiar al segmento más pobre y vulnerable de la comunidad internacional, y estar a la altura de los desafíos colectivos que afrontamos”.

 
Autor: Nirmalya Syam es oficial de programas senior del Health, Intellectual Property and Biodiversity Programme (HIPB), South Centre. 

* Esta publicación ha sido traducida por TGA Translations.
SOUTHNEWS es un servicio del South Centre para transmitir información y noticias sobre cuestiones de actualidad desde una perspectiva del Sur.

Para leer otros artículos del SouthNews, por favor 
haga clic aquí.
 
Si desea más información, por favor póngase en contacto con Anna Bernardo del South Centre. Correo electrónico: bernardo@southcentre.intTeléfono: +41 22 791 80 50.
Share Share
Tweet Tweet
Forward to Friend Forward to Friend
Copyright © 2021 South Centre, All rights reserved.


unsubscribe from this list    update subscription preferences