Copy

Una disculpa para ti

Hola, espero que te encuentres bien, y avanzando en tu crecimiento personal y familiar. hoy deseo darte una disculpa debido a que durante las últimas semanas no he publicado artículos. Esto se ha debido a que he tenido que enfrentar problemas en mi salud, lo cual ha tomado bastante de mi tiempo y de mi enfoque. Te agradezco tu paciencia por esperar durante este tiempo.

Enfermedad y familia

Te comparto que me sometí a una serie de exámenes que determinaron un cáncer en estado inicial en mi próstata, gracias a Dios estoy en el mejor momento para erradicarlo por completo de mi cuerpo y seguir adelante con la misión que Dios me ha dado. Te agradezco tus oraciones por mi salud para que Dios sea quien haga el milagro en mi vida.

Sin embargo, durante este tiempo he pensado mucho en ti, en lo que enfrentas y lo que sufres cuando alguien de tu la familia pasa por momentos de enfermedad. Esto me ha hecho reflexionar en la importancia de la familia y el papel tan fundamental que juega en la vida de alguno de sus miembros, cuando son alcanzados por la mala salud.

Alabo a Dios por la familia que tengo a mi alrededor. Mi esposa, mis dos hijas, mi nieto y mi yerno. Sin contar la familia extendida, la cual ha sido un gran apoyo para mí durante esta enfermedad. He podido comprobar en este tiempo la bendición que es haberme invertido en ellos y ver como ahora soy recompensado con atenciones y cariño. ¡Muchas gracias!

Pienso en aquel que por diferentes razones se encuentra solo, descuidado y abandonado por sus familiares cercanos. Es muy probable que este sea el resultado de haber vivido de manera egoísta, pensando solo en él y por lo tanto ahora está recogiendo lo que sembró en un momento de su vida.

Si te inviertes en tu familia, ésta se convertirá para ti en un oasis de amor, en un regazo de paz y sobre todo, en tu compañía y apoyo cuando pases por los momentos duros de la vida. No desmayes en cultivar relaciones sanas y duraderas con tus hijos y con tu cónyuge, ellos son lo que estarán siempre contigo, cuando otros se hayan ido.

Termino esta reflexión dando un grito: ¡Viva la Familia! No hay otra cosa más hermosa que ella. Por otra parte quiero darte las gracias por estar allí y leer mis artículos y buscar crecer como persona y parte de un grupo familiar. Aquí estoy de nuevo y seguimos adelante. Solo te pido un favor, pídele a Dios en tus oraciones por mi entera sanidad. Gracias y que Dios te siga bendiciendo.

Pastor, Eliezer Pérez.


Share
Tweet
Forward to Friend
Facebook
Facebook
Twitter
Twitter
Página Web
Página Web
Copyright © 2015 La Vida en Familia, All rights reserved.
unsubscribe from this list    update subscription preferences 

Email Marketing Powered by Mailchimp