Copy
Veja este e-mail no seu navegador
UNA GALA EMOTIVA Y LLENA DE ESTRELLAS EN EL ESTRENO DE LA CASA UBC
Celebridades de la música brasileña acuden a la inauguración del nuevo espacio cultural para la entrega del Prêmio UBC a Gilberto Gil por sus logros artísticos

Fotografías de Miguel Sá y Daniel Ferro

RÍO DE JANEIRO (Brasil). Paulinho Moska y Sandra de Sá intercambiaban buenas ondas e impresiones sobre música y vida en un encuentro cariñoso. Zeca Pagodinho (1,67) era todo sonrisas abrazado a las hermosas Iza y Mariana Volker, las dos con sus 1,80 aumentados por unos tacones altísimos. El viñetista Lan, 92 anos, paseaba emocionado, mirando las paredes donde se ha colgado la histórica colección de 80 caricaturas de los grandes de la música brasileña dibujada por él y recién restaurada. Erasmo Carlos, Antonio Cicero y Celso Fonseca filosofaban con vistas a la Bahía de Guanabara... El estreno de la Casa UBC, la noche del martes (28), fue como mandan los dioses de la música. Lleno de estrellas, el nuevo espacio que ocupa toda una planta del nuevo edificio de la Unión Brasileña de Compositores, en el Centro de Río de Janeiro, abrió sus puertas a un emotivo homenaje a Gilberto Gil, ganador del Prêmio UBC por sus muchos logros a lo largo de toda una vida dedicada al arte.
Antonio Cicero saluda a João Bosco observado por Gil

Más allá de enormes creadores, estuvieron entre los cien invitados productores legendarios como André Midani y ejecutivos de discográficas, editoriales y plataformas de streaming. La celebración a Gil marcó el regreso del premio, existente en los años 1980 y que, a partir de 2018, tendrá nuevas categorías.

“Nuestra intención es la de reflejar un nuevo mercado, más colectivo y menos centralizado que en el siglo pasado. Las próximas ediciones enseñarán eso. El Prêmio UBC se plantea echar una merecida luz sobre quienes hacen la música, cualesquiera que sean sus funciones”, dijo Marcelo Castello Branco, director ejecutivo de la sociedad, que describió el actual momento de la UBC, cada vez más involucrada en actividades variadas de promoción de la actividad musical, estímulo al mercado y auxilio a la labor de los compositores, como una “mirada definitiva hacia el siglo XXI”. “Este año rebasaremos nuestro récord histórico de distribución de regalías, serán más de 500 millones de reales (o unos 130 millones de euros)”, anticipó, entre aplausos.

El viñetista Lan delante de algunas de sus creaciones recién restauradas

Paulo Sérgio Valle, presidente de la UBC, alabó la inauguración de la Casa UBC, “un espacio para todos los compositores y todos los que aman la música”. En su discurso, recordó una anécdota relacionada con Gil. “Fui piloto de avión y, una vez, teniendo yo algunas canciones escritas ya, encontré a un neófito Gilberto Gil en un vuelo y lo saludé... Seguro no te acordarás de ello”, dijo, ante la sorpresa del homenajeado de la noche: “¡Por supuesto que lo recuerdo! Fue en la puerta de la cabina. Mi memoria no está en sus mejores días, pero de hitos importantes no me olvido jamás.”

Una secuencia de conciertos, todos con canciones de Gil, abrió la celebración. Maria Rita y Davi Moraes tocaron “O Compositor Me Disse”; Ana Vilela, a continuación, cantó “Um Trem Para as Estrelas”; Iza subió al escenario para presentar su versión de “Palco”; Celso Fonseca entonó “Vamos Fugir”; Mariana Aydar y Marcelo Jeneci interpretaron “De Onde Vem o Baião”; Mariana Volker recordó “Meu Amigo, Meu Herói”; y Silva, “Eu Preciso Aprender a Ser Só”.

Zeca Pagodinho entre Mariana Volker e Iza

A continuación, Paulo Sérgio volvió al escenario y, antes de entregar el galardón a Gil, conmemoró a Fernando Brant, expresidente de la UBC fallecido a los 68 años, en 2015. Zeca Pagodinho surgió enseguida. “Jamás me he imaginado en una situación así, al lado de este gran artista, entregándole un premio. Había tantos que podrían estar aquí... ¿qué ha ocurrido para que me escogierais a mí?”, bromeó, ofreciendo el trofeo al homenajeado y sorprendiéndolo con un pedido inesperado para cantar. Gil, desde luego, no dudó. “Aquele Abraço” y “Palco” surgieron en secuencia, agitando a la asistencia, que encerró la fiesta cantando y bailando con él.

“¡Hermosa fiesta, UBC! Muchas gracias a todos vosotros”, Gil pudo decir, arropado por Erasmo Carlos y otros artistas presentes, como João Bosco, Geraldo Azevedo, Ronaldo Bastos, Elias Muniz, Manno Góes, Luis Carlinhos y George Israel.

Ana Vilela, una de las cantantes que homenajearon a Gil durante los conciertos

Si la Casa UBC se llenó de estrellas, el homenaje protagonizado anónimamente por la gente en las calles — y registrado en un vídeo exhibido durante la fiesta — igualmente enterneció a los presentes y simbolizó la importancia de la obra de este compositor para millones de personas en Brasil y todo el mundo.

Revé las imágenes de la noche y revive esta emoción en nuestras redes sociales (Twitter, Instagram y Facebook). 

Facebook
Facebook
Twitter
Twitter
Instagram
Instagram
YouTube
YouTube
LinkedIn
LinkedIn
Site
Site
Por favor, retire meu e-mail desta lista    Quero alterar o endereço de e-mail usado nesta lista