N° 298   28 de marzo de 2018
Hola <<Nombre>>:

El poder de los diarios (preguntarle a Facebook)

Por Ricardo Kirschbaum

El viernes 16 de marzo, de acuerdo con la cotización bursátil, Facebook valía prácticamente lo mismo que el PBI de la Argentina.
 
La crisis que se desencadenó con las revelaciones sobre la utilización de datos privados de sus usuarios en campañas políticas (Trump o el Brexit) provocó un derrumbe. El valor de la acción de Facebook este martes era 18% más bajo.
 
Mucho más grave fue el daño simbólico: una campaña #DeleteFacebook (bórrese de la plataforma) se ha convertido en tendencia. Y el dueño de la compañía, Mark Zuckerberg, que había eludido hasta ahora pedir disculpas y había dado explicaciones elusivas, debió asumir el daño y la responsabilidad.
 
¿Dónde lo hizo? En los diarios de Gran Bretaña -The Observer, The Sunday Times, Sunday Mirror, Sunday Telegraph, entre otros- y en los principales de Estados Unidos, como The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal.
 
Zuckerberg eligió a los periódicos para disculparse y su elección es lo que debemos analizar porque la credibilidad y legitimidad sigue siendo de los diarios impresos.
 
Es un dato que habla más del periodismo, otra vez, que del inmenso e indiscutible poder del mundo digital.
 
Este reconocimiento es también el reconocimiento del poder de una investigación periodística que fue la que desencadenó esta tormenta sobre Facebook e iluminó la utilización de datos privados en la manipulación política.
 
Lo que un ex empleado de Cambridge Analytica, que fue la principal fuente de la investigación de The Guardian y The New York Times, está revelando es el papel fundamental que cumplieron, por ejemplo, en el Brexit, la decisión británica de abandonar la Unión Europea que triunfó por un estrechísimo margen.
 
“Hacer trampas es hacer trampas”, dice Christopher Wylie, el ex empleado de la consultora que se animó a hablar y a describir el papel que jugó Cambridge Analytica en la utilización de datos de las redes sociales para predecir conductas políticas o inducirlas a cambiar de posición.
 
La inmensidad de datos personales que flotan en internet hace que resulte cada vez más difícil evitar este tráfico de información. El volumen del escándalo ha hecho levantar voces en reclamo de una regulación del Big Data, pero esta discusión recién está en el comienzo.
 
Las grandes filtraciones de secretos que han provocado terremotos, comenzando por Julián Assange o por quien entonces se llamaba Edward Snowden, así como los Panamá Papers, han sido investigados y publicados en grandes diarios.
 
El periodismo sigue siendo el espacio donde esta gran cantidad de datos se torna inteligible para las audiencias. Más allá que eso, los diarios les dan a esas investigaciones jerarquía y credibilidad.
 
La palabra impresa conserva así su legitimidad y los factores de poder le siguen dando ese lugar privilegiado e indiscutible.
 
Se puede decir con propiedad -hay muchos indicadores que lo certifican- que los cambios de conducta de las audiencias afectan a los productos periodísticos impresos (también a los libros) porque la cultura digital avanza con el poder de un tsunami.
 
Sin embargo, hay razones sólidas todavía para que el soporte de papel demuestre que sigue vivo y que conserva su influencia por el poder del periodismo.
 
Hasta la arrogancia de Facebook lo admite.
 
*Este editorial fue publicado en Clarín el 28/03/2018
 
Noticias relacionadas
Mark Zuckerberg se disculpa en anuncios por el escándalo de Facebook
El escándalo Facebook y la transformación de los medios por Jorge Lanata
Escándalo en Facebook: la trastienda de la manipulación de datos para fines políticos

Entrevista a Emma Graham Harrison, periodista del diario The Observer que descubrió el escándalo de la red social

 

Por María Laura Avignolo para Clarín

¿Cómo descubriste que Cambridge Analytica había construido 50 millones de perfiles, especialmente de futuros votantes norteamericanos a partir de los datos de Facebook, que podían influir en la forma en que votan en las elecciones de EE.UU.?
 
Esto fue principalmente el gran trabajo de una compañera mía del Observer, que se llama Carole Cadwalladr, que lleva más de un año en este tema. Un enlace llevó a otro. En un momento, una fuente me dijo: "Tienes que buscar un hombre: se llama Chris Wylie", que es el programador que ha salido con estos datos que hemos visto la semana pasada. Yo empecé a trabajar con ella hace como un mes, ayudándole. Porque hay muchos documentos. Es un tema muy complicado. Sólo pensar en cómo presentarlo a los lectores para que sea todo claro. Un tema que hasta para nosotros al principio fue un poco difícil.
 
¿Por qué Chris Wylie, que ayudó en la construcción de este software, decidió colaborar con ustedes?
 
Él lo explica mucho mejor que yo. A él le interesaba todo el tema del Big Data y trabajar con este tipo de investigaciones. Empezó a trabajar con Cambridge Analytica porque le daba una oportunidad de explorar estos temas. Se fue de la empresa en 2014. Lamenta lo que pasó con esto. Que lo construyó sin saber cómo lo iban a utilizar. Sentía que tenía una responsabilidad para que la gente sepa lo que estaba pasando.

Seguir leyendo

Novedades

El Observatorio de Salud de la Facultad de Derecho de la Universidad de la Buenos Aires reconoció a la Fundación Noble por la tarea desarrollada en el ámbito de la salud. Felipe Noble Herrera recibió la distinción.
 
Seguir leyendo
Clarín recibió distinciones por sus infografías y diseños en los Premios Malofiej y en la edición 39 de “Lo Mejor del Diseño de Diarios 2017” organizado por la Society for News Design (Sociedad de Diseño Periodístico).

Seguir leyendo
© 2018 Grupo Clarín S.A. | Todos los derechos reservados.

Para que un amigo reciba este Newsletter por favor haga click aquí para reenviar






This email was sent to <<Correo electrónico>>
why did I get this?    unsubscribe from this list    update subscription preferences
Grupo Clarín · Piedras 1743 · Buenos Aires, Argentina 1140 · Argentina