N° 82-  21 de febrero de 2014.
Nuestra Palabra Compartir en:      



Estimado/a <<Nombre>>:

Tras el plan, la difamación

El lunes pasado fue aprobado por unanimidad el plan de adecuación del Grupo Clarín al régimen de multiplicidad de licencias de la la ley de medios. En un comunicado, el Grupo lo definió como el "paso administrativo natural y necesario" tras la presentación de un plan "técnica y jurídicamente inobjetable".
 
El plan, presentado en noviembre, fue tratado antes que los de otros grupos presentados hace más de un año, lo que ratifica que el objetivo central de la ley y de su aplicación siempre fue desmembrar al Grupo Clarín.
 
Esto también quedó de manifiesto con el coro de funcionarios y comunicadores oficialistas, que el mismo día de la aprobación salieron a atacar a Clarín con toda clase de agravios y difamaciones.
 
El titular de la AFSCA eligió comunicar el resultado apelando a conceptos beligerantes y habló de una “rendición” de Clarín. Incluso, no dudó en calificar al grupo como el “más poderoso y perjudicial para la democracia” y lo acusó de extorsionador y mentiroso, entre otros epítetos (ver Disparates, a continuación).
 
Lo mismo hicieron su antecesor Gabriel Mariotto -que pretendió asociar el plan de Clarín a su tamaño y no a las incompatibilidades de la ley, diseñadas quirúrgicamente con nombre y apellido-; el relator oficialista Víctor Hugo Morales y otros personajes (ver Disparates, a continuación).
 
El Grupo Clarín reiteró que la ley va a contramano del mundo y que dejará medios argentinos más débiles y menos sustentables, a los que se les hará más difícil competir con los gigantes internacionales de medios, telecomunicaciones e Internet (a los que por otro lado la ley favorece). Y al mismo tiempo los hará más vulnerables frente al poder político de turno. De hecho, la ley promueve medios que terminan viviendo de la pauta oficial o de negocios extraperiodísticos dependientes del Estado, como casinos, obras públicas, petróleo o energía.
 
En un contexto de ataques sistemáticos y campañas sin precedentes orquestadas contra Clarín durante seis años, fueron la estructura y la conformación del grupo las que le permitieron mantener su independencia y asegurar el ejercicio profesional del periodismo.


 
Noticias relacionadas

Comunicado del Grupo Clarín sobre la aprobación del plan de adecuación
La AFSCA aceptó el plan de adecuación del Grupo Clarín
El Gobierno insiste en la aplicación selectiva de la ley de medios
Críticas opositoras a la discrecionalidad oficial
Dura réplica de la empresa a un nuevo ataque de Sabbatella
Siguen sin definir los planes de grupos afines
No hubo festejo K y el único que habló fue el titular de la AFSCA




 
El 19 de febrero del 2014 el titular del AFSCA habló con Jorge Rial sobre la aprobación del plan de adecuación del Grupo Clarín a la ley de medios. Durante toda la entrevista atacó a Clarín y volvió a exhibir su falta de imparcialidad a la hora de aplicar la ley. Llegó a decir que: “que uno tenga dudas en relación al comportamiento de estos personajes es lógico porque uno mira la historia y te genera dudas, porque obviamente si uno mira como construyeron esta situación de privilegios, con vínculos con la dictadura, ven que crecieron en los '90 cuando el país se hundía ellos crecían, ves que creció su poderío extorsionando a los cableoperadores PYMES, fundiéndolos cuando tenían el monopolio del fútbol, ves que resistieron durante cuatro años el cumplimiento de la ley haciendo distintas cosas, y ves como mienten todos los días, decís, bueno, evidentemente uno tiene que tener cierto cuidado porque puede tener dudas de que estos personajes se decidan a cumplir la ley y punto”. Y luego agregó que “Como cualquier hijo de vecino Clarín tiene que hacer lo que tienen que hacer todas las empresas, que es vender lo que están excedidos de los límites de la ley (…) y a eso se resistió el Grupo Clarín inventando objetivos de la ley que no eran ciertos, mintiendo, diciendo que la ley era para lesionar la libertad de expresión, que la ley era para afectar las fuentes de trabajo, que la ley era para que no vayan a tal programa, que la ley iba contra esto, contra lo otro”.

Luego para justificar el porque no aprobó el plan de adecuación que Telefé presentó en diciembre del 2012 dijo que Clarín ya lo había presentado el 5 de diciembre de 2012 cuando el socio minoritario de Cablevisión presentó una mera consulta: “si no hubiese presentado Martínez el 5 de diciembre del 2012, Clarín no podía hacer la adecuación voluntaria”.

Las acusaciones de tono beligerante de Sabbatella son las mismas que vienen esgrimiendo los políticos y comunicadores K desde hace años y ya todas fueron respondidas en distintas oportunidades en esta misma sección. De todos modos, resultan aún más graves en la boca del funcionario que debe mostrar imparcialidad y trato igualitario en la aplicación de la ley. La intolerancia, la agresividad y la difamación permanente de Sabbatella son de una claridad pasmosa: esos dichos no le permiten juzgar con objetividad a Clarín. Y la pregunta surge de inmediato: ¿como podrían ser licenciatarios a quienes se asocia con el delito, la mafia y la desestabilización?

Por otro lado, los verdaderos objetivos de la ley no dejan de ser los de lesionar y sacarle sustentabilidad a los medios independientes. La ley de medios no puede ser vista y analizada por fuera de la escalada de hostigamientos del Gobierno contra la prensa independiente en general y contra Clarín en particular. Esta escalada incluyó el desembarco de 50 gendarmes en Cablevisión, 200 inspectores de la AFIP en Clarín, amenazas y escraches a periodistas, ahogo financiero a través del cepo publicitario y la publicidad oficial, el intento por expropiar Papel Prensa y la compra por parte de empresarios amigos de canales de televisión, radios y productoras. Desde que las empresas de medios tuvieron que dividirse y salir a rematar sus medios a empresarios kirchneristas, muchas voces fueron censuradas por las nuevas administraciones.

Finalmente, intentar justificar la dilación que muestra la AFSCA para analizar otros planes de adecuación diciendo que el de Clarín ya se había presentado en el 2012 y que por lo tanto los tiempos son los mismos, demuestra las incongruencias del funcionario. Cuándo todavía pensaba que iba a poder entrar de oficio a Clarín por el 7D, Sabbatella admitió en el 2012 que la presentación hecha por el socio minoritario de Cablevisión fue una mera consulta y que no se trataba de un plan de adecuación. Clarín presentó su plan de adecuación voluntario luego del fallo de la Corte Suprema en el 2013, en cambio Telefé y otros lo hicieron en el 2012. El funcionario debería reconocer que no le urge tanto aprobar otros planes más que el de Clarín.

 
Los días 17 y 18 de febrero del 2014, tras la aprobación por parte del AFSCA del plan de adecuación del Grupo Clarín, distintos políticos y comunicadores K salieron a atacar fuertemente a Clarín y sus periodistas:
El vice gobernador de la provincia de Buenos Aires y ex titular del AFSCA, Gabriel Mariotto, dijo: “La adecuación de Clarín es noticia porque por muchos años el grupo se sintió excluido de cumplir con la ley” y “Que el grupo se divida en seis refleja lo inmenso del holding”. La ex titular de asuntos jurídicos del AFSCA, Graciana Peñafort, se acopló a los dichos de Mariotto y sostuvo que para ella es ”importante que todos, sin importar su tamaño o su poder, cumplan las leyes, porque es obligatorio para todos”.

En primer lugar, Clarín siempre cumplió con la ley, desde su sanción hasta la actualidad. De los 166 artículos que posee la ley de medios Clarín cumplió siempre con todos los vigentes. Al ver que esta ley violaba derechos y garantías hizo lo que la Constitución indica y recurrió a la Justicia. Fue el propio Poder Judicial –en todas sus instancias- quién suspendió en forma parcial dos artículos de la ley. Cuando el juicio culminó y la suspensión de estos artículos dejó de estar vigente, Clarín se presentó en tiempo récord en las oficinas del AFSCA a presentar su plan de adecuación voluntario. En cambio, otras empresas de medios, que no tenían suspendidos estos artículos, sí los incumplieron y fue la AFSCA quien les dio las herramientas para poder hacerlo.

Por otro lado, la división en 6 unidades distintas que Clarín tuvo que hacer no hablan de su tamaño, sino de cómo fue hecha la ley. Desde el principio Clarín advirtió que esta ley se hizo con nombre y apellido, que se hizo una radiografía de cómo estaba compuesto el Grupo Clarín para así poder destruirlo “quirúrgicamente”. Esto queda evidenciado en que muchos artículos de la ley van a contramano del mundo y establecen prohibiciones e incompatibilidades que son ridículas si no se las piensa con el objetivo central de desmembrar a determinadas empresas. Los casos más típicos son los de la prohibición para explotar cable y TV abierta en la misma área (no existe en todo el mundo porque no compiten), la restricción a 24 licencias locales de cable (mientras sus competidores pueden llegar a 2200 localidades), o la prohibición de producir más de una señal de contenidos (mientras los extranjeros pueden producir las que quieran). Es paradójico que una ley que se supone que debe fortalecer a los medios de comunicación nacionales termine por fragmentarlos y dejarlos sumamente vulnerables a las presiones del poder político. También, es extraño que las empresas de medios que dependen de negocios extra periodísticos hayan sido las más beneficiadas por la ley.

El diputado por el partido de Sabbatella, Carlos Raimundi, dijo que “ellos habían dicho que iban a desaparecer TN y Volver y no va a desaparecer nada”. Lo mismo sostuvo Víctor Hugo Morales: “No era verdad que TN iba a desaparecer. No era verdad que Volver iba a desaparecer”.

La ley de medios establece claramente que un canal abierto o un sistema de cable sólo pueden operar una señal audiovisual. TN, Volver o Magazine son señales producidas por Artear (Canal 13), y por eso sólo una de ellas puede subsistir junto a Artear. Las otras deben escindirse e ir a otra empresa, que no necesariamente las mantendrá o mantendrá sus contenidos como lo hizo el Grupo Clarín. Esta restricción es además insólita, pues las señales no usan espectro radioeléctrico, generan trabajo argentino y favorecen la diversidad artística e informativa. Por eso, limitarlas no tienen ningún otro sentido más que intentar silenciarlas.

Eso es lo que quería el gobierno, y por eso insistió dos veces con desembarcar en la sede de Clarín para iniciar una “adecuación de oficio”, que la Justicia frenó en ambas oportunidades. Con esa adecuación de oficio, el gobierno podía determinar qué medios le quitaría a Clarín y entregaría a terceros. Y Sabbatella ya había anticipado que iba a elegir “los de menor valor económico”. Estos eran, justamente, Canal 13 y TN, ya que Cablevisión factura más que aquellas. En su momento, el Grupo había alertado: “TN puede desaparecer”. Y eso fue exactamente así. Pudo desaparecer. No sucedió porque el gobierno no pudo imponer la adecuación de oficio, por decisión judicial.

 
El 19 de febrero del 2014, el dueño -junto a José Luis Manzano- del Grupo Uno, Daniel Vila, habló sobre la ley de medios y la aprobación del plan de adecuación del Grupo Clarín. Además de distorsionar el fallo de la Corte Suprema, hasta llegó a hablar de un pacto entre el Grupo Clarín y el gobierno nacional.  "La Corte le entregó al gobierno un arma cargada para que la AFSCA actúe con el procedimiento de adecuación forzosa, porque estaban vencidos los plazos” (…) "Sabbatella incumpliendo la ley se presentó en el Grupo Clarín y le dijo: apúrense y preséntenme un plan".
 
La hipótesis de un pacto entre el gobierno nacional y Clarín es tan disparatada que no resiste el menor análisis. Aunque Vila no da precisiones, si el supuesto pacto implicaba una transformación de la línea editorial de Clarín, entonces basta con leer todos los días el diario, sintonizar radio Mitre o mirar algún noticiero de TN para advertir que la línea editorial de ninguno de estos medios sufrió algún tipo de alteración. El Grupo Clarín continúa siendo de los pocos medios independientes del poder político que subsisten en el país, sobre todo en el mundo audiovisual. Todos los temas que el gobierno trató de ocultar o disimular en los últimos meses (crisis energética, policial, corrupción, inflación, caída de reservas, devaluación, narcotráfico, etcétera) tuvieron y tienen amplia difusión en nuestros medios. Los periodistas independientes más reconocidos del país trabajan en sus redacciones, que incluso sumaron nuevas voces.

Es falso asimismo que la Corte le “haya dado un arma cargada” al Gobierno. Todo lo contrario: el fallo de la Corte (que el Grupo Clarín criticó en cuanto a la constitucionalidad por considerarlo alejado de los precedentes del sistema interamericano de DDHH) establece claramente que la aplicación de la ley de medios debe hacerse de modo igualitario, equitativo y transparente. Jamás habilitó una adecuación de oficio, sino todo lo contrario: que exigió que se le diera a Clarín el mismo trato que tuvieron el resto de los grupos, empezando por la posibilidad de un plan voluntario. Más aún, dos de sus miembros (Lorenzetti y Zaffaroni) dejaron entrever que el Grupo podría tener el plazo de un año adicional del que gozaron los demás grupos, plazo que finalmente el Grupo no utilizó. Cabe destacar que Clarín presentó su plan antes de que entrara en vigencia el fallo de la Corte (el mismo tenía 5 días hábiles antes de quedar firme), con lo cual para el Grupo lejos estaba de vencerse cualquier plazo.

La teoría de Vila pareciera reflejar sus propias actitudes. Apenas se sancionó la ley de medios, al igual que Clarín, recurrió a la Justicia para preservar sus derechos, pero terminó levantando el juicio y sugestivamente su grupo de medios pasó a ser uno los mayores beneficiarios de la publicidad oficial, con un incremento del 900%. Luego de esto, se los vio a él y a su socio en actos de la Presidenta. En realidad, este y otros grupos fueron los que durante años estuvieron al margen de la ley, porque no tenían medidas judiciales de suspensión, como el Grupo Clarín.




Entrevistas a Martín Etchevers, Gerente de Comunicaciones Externas del Grupo Clarín.

Entrevista por Enrique Szewach, en el programa Mañana será otro día, en Radio El Mundo.
 + Escuchar entrevista

Entrevista por Nelson Castro en el programa La mirada despierta por Radio Continental.
 + Escuchar entrevista

Entrevista por Alfredo Leuco en el programa Le doy mi palabra de Radio Mitre.
 + Escuchar entrevista

Entrevista por Claudio Chiaruttini en el programa Cuento chino de Radio El Mundo.
 + Escuchar entrevista
 

La Ley de Medios nació vieja y empeora la situación.
Por Alejandro Pereyra.


Las consecuencias de los caprichos y ceguera pública conlleva que pasemos de la posición de vanguardia en materia de servicios de cable, satelitales o de telecomunicaciones, a una división de plataformas convergentes que atentarán en primer término a los servicios, y con ello también en la independencia de las propias empresas.


+ Seguir leyendo





Una ley a contramano del mundo
En este video, el Grupo Clarín explica por qué la ley de medios está lejos de los estándares internacionales. Y por qué varios de sus artículos, que no existen en ningún país del mundo, fueron pensados para afectar la independencia de los medios, la producción nacional genuina y el alcance de las voces no oficiales.


+ Ver video



 
 20 de febrero
• El ex subsecretario de Comunicación Pública Rodrigo “Rodra” Rodríguez, declara como imputado en la causa que investiga presuntos delitos cometidos en el manejo de los fondos públicos del Fútbol Para Todos (FPT). La causa se inició por una denuncia por el uso político del programa, utilizado para atacar a opositores, medios y periodistas.
 18 de febrero
La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) apoya el fallo judicial de la Corte  que ordena al gobierno a “no discriminar sino a adecuarse a criterios técnicos para distribuir publicidad oficial”. La sentencia fue por un reclamo de Canal 13, del Grupo Clarín.
 17 de febrero
• Al comunicar la aprobación por parte de AFSCA del plan de adecuación presentado por Clarín, Martín Sabbatella –titular de ese organismo- dice que “el Grupo Clarín finalmente se rindió”.  Afirma también que la compañía creyó “que podía estar por encima de la ley”.
• El diputado K Horacio Pietragalla defiende la gestión de José Sbatella al frente de la UIF, y  asegura que los “ataques” dirigidos por Clarín y La Nación al funcionario buscan “impedir el avance de la causa por la apropiación de Papel Prensa”.

+ Ver la Escalada completa





El Trece: Comenzaron la grabación de "Guapas".

En una suerte de piquete de protesta, Araceli González, Florencia Bertotti, Mercedes Morán, Carla Peterson e Isabel Macedo grabaron el comienzo de la nueva ficción de El Trece: Guapas. Desde marzo -la fecha aún está por definirse- y con libros de Leandro Calderone y Carolina Aguirre, las muchachas exhibirán su guapeza ante la vida.


+ Más información
Email Marketing Powered by Mailchimp
Para desuscribirse por favor haga click aquí

Para que un amigo reciba este Newsletter por favor haga click aquí para reenviar