Copy
Ver en navegador
Ilustración de Thomas Dantony.

Queridos míos:

Parece ser que la semana pasada hubo un malentendido y algunos pensásteis que OLA terminaba con el número 12. No, es esta semana cuando os digo adiós y cuando podéis mandarme vuestros mensajes desconsolados. Hemos hecho el equivalente postal a despedirnos con mucha ceremonia para descubrir un minuto después que aún continuábamos un rato por el mismo camino. Bien, más valen despedidas torpes que despedidas dramáticas.

Lo que de verdad no entiendo es que creyerais que iba a desaparecer sin hablar de nosotros, ¡de lo nuestro! ¿A qué clase de relaciones veraniegas estáis acostumbrados? Sí, OLA ha sido un ejercicio mental muy enriquecedor para mí porque he redescubierto partes de mi mundo interior que bla, bla, bla… Pero —os lo dije y os lo repito— lo mejor habéis sido vosotros. Llevo dieciséis años (¡dieciséis!) compartiendo lo que escribo en internet. He tenido blogs que muchos recordareis, he escrito libros, artículos para revistas, una newsletter, un consultorio, un constante cacareo en redes sociales… Y nunca me había sentido tan cómoda y tan comprendida (lo que no deja de ser el fin último de escribir). Tampoco nunca había recibido mensajes tan bonitos. Me habéis hecho reír y también se me han saltado las lágrimas. Os contestaré uno por uno, pero gracias de verdad por leerme.

¿Y qué pasará ahora? ¿Volveremos a nuestros internados suizos y si te he visto no me acuerdo? He estado pensando mucho en el final de estas cartas y en vuestros comentarios. Tengo una noticia mala y dos buenas. La mala es que OLA como tal se acaba con el verano. No apareceré en vuestro buzón cada sábado. La buena noticia es que, si queréis, el verano que viene volveremos a vernos. Y la segunda buena noticia es que, para que no os olvidéis de mí, en estos nueve meses os escribiré siete cartas. No es que OLA vaya a ser mensual, porque estas cartas no tendrán el mismo formato ni una periodicidad regular. Serán cartas sorpresa. Y serán muy especiales.

🎶 La canción

Johnny Cash - We'll Meet Again

Me gustaría que pusierais hoy esta canción y pensarais en mí. O también podéis pensar en que la versión original de 1939 está escrita para los soldados de la Segunda Guerra Mundial y acabar medio llorando como yo cada vez que la escucho.

🤖 El credo


Ghost in the shell es una de las mejores cosas que me pasó en la adolescencia. No exagero. Al leer los comentarios del vídeo que Jaime Altozano ha hecho sobre su banda sonora (reverencia), me sorprendió comprobar que existe gente que aún no la ha visto. Y luego entendí que ese «aún» sobra porque el mundo está lleno de ¡gente joven! Gente con veinte añazos que en 1995 ni siquiera había nacido. Bien, pues que esa gente (alguno habrá suscrito) no se quede sin ver semejante obra maestra porque yo no la recomiende en OLA. Qué mejor manera además de cortar con el verano y entrar a lo grande en modo otoño. Ignoremos que existe una película. Ignoremos todo salvo el sonido de los tambores y las voces del coro cantando en japonés. Es de verdad una experiencia religiosa.

👊🏻 La todoterreno


Hace años escribí un post sobre plantas difíciles de cuidar, y me propuse hacer más adelante una lista de plantas indestructibles. Fiel a mi línea editorial, jamás lo hice. Así que me disculpo un poco aquí recomendando la zamioculca. Lo único difícil de esta planta es aprenderte el nombre. Por lo demás, no hay muchas formas de matarla salvo regándola demasiado (una vez al mes es suficiente) o sacándola a la calle una noche de invierno. La zamioculca es perfecta para decorar, queda genial como atrezo en las fotos (no como esas plantas de plástico de IKEA que me hacen sangrar el alma) y crece sin ponerse fea. Septiembre es un buen mes para comprar plantas,  y qué mejor desafío que mantener a vuestra zamioculca viva hasta mi próxima carta.

💞 La persona


Algunos quizá os disteis cuenta de que no volví a hablar de The Power. No se me olvidó. El problema es que entendí que no todo el mundo hacía la misma lectura que yo y no quería crear más hype insistiendo. Tenía muchos más libros que recomendar, mejores y con más probabilidades de gustar a todos. Los de Kelly Link no se ajustan a esta descripción (sí en lo primero, no en lo segundo), pero han sido mis favoritos durante una buena temporada. Sin duda es la escritora viva a la que más admiro y me faltan argumentos racionales para explicarlo. Lo único que sé es que todo lo que escribe me hace muy feliz. Quiero vivir en los mundos que imagina, quiero conocer y ser amiga de sus personajes. Quiero que la realidad sea como ella la entiende. Y esto, más que una recomendación, es una confesión.

💰 El spam


El verdadero objetivo de esta sección ha sido simplemente que supierais las cosas que hago. Así que he dejado para el final lo que más me ilusiona enseñaros a los que me habéis conocido recientemente. Todo lo posible es la primera novela que he escrito para adultos y creo que si os gusta OLA hay muchas posibilidades de que os encante. La historia incluye muchas de mis obsesiones, especialmente la de escribir cartas.

🤝 La promesa

No entiendo muy bien cómo, pero gracias a vuestros mensajes sé que he conseguido tocar en algunos justo las teclas que quería. Mi intención era que lograráis recordar sensaciones de vuestras primeras tardes de verano, cuando el tiempo se estiraba hasta el infinito y rumiabais ese aburrimiento tan odioso entonces y tan preciado en nuestro presente distópico. Pero aún os pido más. Quiero que todos los que habéis entendido el espíritu de OLA me prometáis dos cosas hasta el verano que viene: que seréis dueños y señores de vuestro tiempo aunque sea durante cinco minutos al día. Y que por fea que sea la cara que os enseña el mundo, recordéis que está lleno de tesoros increíbles. Sólo hay que salir a explorar.
Siempre vuestra,1
Carmen

P.D.: Para escribirme podéis contestar a este mismo correo o encontrarme en Facebook, Twitter e Instagram. Sigo por allí para cualquier cosa que necesitéis. A no ser que sea muy difícil. O no me guste. O no me apetezca en ese momento.
P.D.2: Botoncitos para compartir esta carta:
Compartir
Compartir
P.D.3: Si llegas tarde pero no quieres perderte nada el verano que viene ni mis siete cartas de gracia (¡esto suena mejor que «cartas sorpresa»!), lo mejor para todos es que te suscribas.
1. Con matices.
Copyright © 2017 Carmen Pacheco, Todos los derechos reservados.
Carmen Pacheco C/ Princesa Madrid, 28008 Spain

Puedes cambiar tu correo o darte de baja.

Email Marketing Powered by Mailchimp