Copy
Ver en navegador
Marilyn Monroe, 1954. Foto de Ted Baron.
Queridos míos:

¿Hicisteis algo emocionante en San Juan? A mí no es una noche que me guste especialmente. Son las que vienen después las que me parecen mágicas. A partir del solsticio de verano la oscuridad vuelve a recuperar el terreno perdido. Hay quienes esperamos esto con ganas, porque tantas horas de luz no nos dejan descansar bien. En general creo que todos agradecemos los atardeceres de verano (quizá los más felices del año) porque suponen casi un alivio, una tregua al castigo despiadado del sol.

Es en verano cuando las noches son más amables, más habitables y en general menos hostiles a la vida. Uno puede disfrutar de esas horas y hacerlas suyas como en ningún otro momento del año, paseando entre la fragancia de las flores, saliendo de fiesta, mirando las estrellas o viendo la oscuridad diluirse sentado en un porche, a la luz de unas velas y la compañía de unos amigos. Hasta las horribles noches de insomnio son menos solitarias porque casi se puede oír a la ciudad entera respirando, atrapada en la vigilia por culpa del calor. 

Pero si hay algo de verdad mágico en las noches de verano es la anticipación. El hecho de saber que cuando atardece el día no ha terminado, que un abanico de posibilidades se despliega ante nosotros. Es un sentimiento casi eléctrico que puede percibirse en el aire y que se mezcla con los sonidos y los olores nocturnos.

👁 El imaginario

Más imágenes aquí.

🎶 La canción

Estuve hablando con mi profesora de inglés sobre esta sensación de anticipación que provocan las noches de verano, especialmente al final de la adolescencia cuando por fin consigues ser libre y sientes que puedes hacer cualquier cosa. Ella me recomendó esta canción y me dijo que escuchara la letra. Me pareció tan bonita que no podía dejar de compartirla con vosotros.1

📖 El libro

Me hace ilusión recomendar en OLA un libro escrito por alguien que sé que lee estas cartas. Podría haberlo hecho la semana pasada, pero en realidad en la historia hay tanta noche de verano como hay Italia. Leí Una noche en Amalfi hace años y aún recuerdo cómo sudé, cómo sufrí y cómo disfruté la oscuridad de una trama que engancha y que está maravillosamente escrita. Es de esos libros con la capacidad de transportarte al lugar donde sucede la historia, para bien y para mal.

🌌 El perfume

El jazmín andaluz es uno de los bienes más preciados y más baratos de la Humanidad. El olor de sus flores me recuerda a verano, a infancia, a felicidad. Cuando paseo por la noche entre jardines su fragancia me llama entre las celosías. Soy como una yonki de lo floral. Hay muchos perfumes que usan la esencia de jazmín, algunos hasta un punto empalagoso. No he probado todos los de este artículo pero una vez que olí Love Story de Chloé, no quise volver a separarme de una fragancia. El problema es que el olor apenas me dura unas horas (¿será él? ¿Seré yo?), así que necesito que me recomendéis uno similar. Porque sí, amigos, yo también merezco que me recomienden cosas.

💚 El sonido

Hace años estuve en el parque del Tayrona. Es un sitio espectacular por su vegetación y sus playas paradisiacas, pero mi recuerdo preferido es cuando Andrés y yo al atardecer nos comprábamos unas cervezas, nos subíamos a una gran roca y esperábamos a que las ¿cigarras? ¿grillos? comenzaran a cantar (o a estridular para los empollones). Era un sonido metálico, brutal, como el de una máquina gigantesca. Por suerte, no hace falta irse tan lejos para apreciar los diferentes cantos de grillos y cigarras. En esta página podéis escuchar el canto de un montón de especies (algunos me darían ganas de llamar a la policía). Contadme, ¿dónde habéis escuchado vosotros los mejores conciertos entomológicos?

🙋🏻‍♀️ El spam


El nombre de esta sección es injusto. ¡Si lo único que hago es escribir para vosotros! Aquí está en digital la primera columna que escribí para Vanity Fair. La segunda se titula Las chicas no somos guerreras y podéis leerla en el número de julio que ya está en los kioskos.

🌟 La lista


Hace meses que sigo la vida de una niña que se llama Nova con más fervor que si fuera familia mía. Este es el primer verano que Nova pasa con sus padres y su madre ha hecho para ella una lista de deberes veraniegos. He pensado que nosotros estamos aún a tiempo de hacer la nuestra y, como lo que más me gusta en la vida es fisgar la de los demás, ¿qué os parece si las compartimos? Podéis censurar los puntos que sean demasiado personales (esto además me dará una curiosidad tremenda) y mandármelas contestando a este correo o citarme en Twitter e Instagram para que las vea y las recopile. Yo ya os puedo decir cuál será mi primer punto: tumbarme de madrugada a mirar las estrellas.
Y aquí me despido. ¡Aprovechad bien las noches! Ya dormiremos en otoño.

Con cariño,
Carmen
 
P.D.:

🐾 Estoy al otro lado de este email y en Instagram y Twitter.

💌 Para compartir esta carta reenvíala o usa este enlace.

Aquí el archivo con todos los números de OLA. 

👋  Y si estas cartas no son lo tuyo, date de baja. ¡Ha sido un placer!
1. Esta semana no he hecho una lista porque el tema era demasiado genérico. Mil gracias a todos los que contribuisteis en la de Italia. Ha quedado una lista genial.

2. Fe de erratas: en la anterior carta hablé de la «trilogía» de Elena Ferrante y, como bien me corrigió una lectora, es una tetralogía.

3. El miércoles pasado mandé un mail de recuerdo a la gente que no había abierto mis últimas cartas para que se dieran de baja si querían, ¡pero se me olvidó quitar a los que aún no habíais recibido ninguna! Fue fallo mío. Mil perdones por presentarme de esa manera.
Copyright © 2018 Carmen Pacheco, Todos los derechos reservados.
Carmen Pacheco C/ Princesa Madrid, 28008 Spain

Puedes cambiar tu correo o darte de baja.

Email Marketing Powered by Mailchimp