Copy
Ver en navegador
Foto de Toni Frissel
Queridos míos:

Algunos me habéis escrito con respetuosa indignación para pedirme explicaciones: ¿por qué me propongo dejaros si oficialmente el verano no termina hasta el 21 de septiembre? Voy a aprovechar esta carta para contaros mis razones porque:
  1. OLA es también algo vuestro. No son sólo textos que escribo y publico, sino el vínculo que hemos establecido al darme permiso para colarme en vuestro buzón. 💞
  2. Me encanta contar mi vida. 🤷‍♀️

La razón principal de acabar OLA hoy es que desde hace un par de semanas para mí no es verano. Estos días vivo en una estación difusa que parece más primavera que otoño, trabajo con el ritmo de una campaña prenavidad y tengo la cabeza en full septiembre 🎒📚, pensando en todos los jardines que quiero meterme cuando vuelva a España.

Podría seguir escribiendo sobre los placeres y las sensaciones del verano y me atrevo a pensar que no notaríais nada. ¿Pero qué gracia tendría? Como os dije en mi carta de primavera el espíritu de OLA es y debe ser la apetencia caprichosa. 💅 Algo imposible de forzar. Para que os hagáis una idea de hasta qué punto es así, a principios de verano, elegí el tema y los contenidos de cada semana y creo que no lo he cumplido ni en una ocasión.🥇 En cada carta he escrito sobre lo que me apetecía en ese momento. Y ha sido un placer. Espero haber sabido transmitirlo.

Mis planes sobre el futuro de OLA son igual de estables. Fluctúan entre no continuar el año que viene porque me ocupa bastante tiempo o convertirla en algo mucho más grande dedicándole toda mi energía. Me encantaría que probarais durante cinco minutos lo que es vivir con mi cerebro.🌪️

Y para terminar, no me olvido de lo más importante: daros las gracias. He recibido cartas tan bonitas que compensan de sobra cada minuto invertido en este proyecto. A muchos os debo aún respuesta y en esto sí podéis fiaros de mí: esta semana la tendréis. Los demás no seáis tímidos. Contestad a este mismo correo y contadme qué os ha gustado, qué no y qué cambiaríais.

No sé cómo abordar este último párrafo porque me estoy poniendo un poco triste y me parece de un dramatismo ridículamente decimonónico. Vivimos en internet. Estoy todos los días en Instagram y Twitter. Por favor, sigamos leyéndonos.

Os dejo con la preciosa versión de June Christy de September Song 🖤 porque, después de abriros mi corazón, todavía seréis capaces de pensar que esta carta ha sido una estafa.
Con todo mi cariño,
Carmen
 
Copyright © 2018 Carmen Pacheco, Todos los derechos reservados.
Carmen Pacheco C/ Princesa Madrid, 28008 Spain

Puedes cambiar tu correo o darte de baja.

Email Marketing Powered by Mailchimp