Copy
Ver en navegador
Foto de Venetia Scott.
 

 

Queridos míos:

Ahora resulta que me encanta agosto y sus verbenas. ¿Quién me lo iba a decir? Este cambio radical en mi larga tradición odiadora no tiene que ver tanto con el efecto terapéutico de escribir esta carta sino que, en realidad, viene de mucho antes. Empecé a entender la gracia de las verbenas cuando conocí a mi novio.

Una de las cosas más bonitas que se pueden experimentar es dejar de odiar algo cuando lo ves a través de los ojos de alguien a quien quieres.  Y no me refiero a descerebrarte por completo y cambiar de gustos según con quien estés, sino dejar que la curiosidad gane al odio: ¿qué puede ver esta persona, a la que creo inteligente, en eso que yo aborrezco? Es una forma de descubrir aspectos positivos de la vida que quizá se te habían pasado por alto. 

Ocurre todo el rato, a veces de forma inconsciente. ¿Cuántas cosas no te hubieran hecho nunca gracia si no hubieras visto a un amigo llorando de la risa con ellas? Me gusta que se me contagie el humor, el cariño y la afición. El odio une mucho más. No voy a negar yo esta gran realidad de la vida. Pero creo que de odio ya vamos todos un poco sobrados. ¿No os parece?

 🙌 La versión


No sé si hay algún tipo de competición por ver quién hace la mejor versión de la cumbia Cariñito, pero si la hay, la apoyo por completo. Esta me gusta aún más que la de Novedades Carminha, que ya es decir. Suena a verbena desfasadísima, y si en el segundo 2:20 no os dan ganas de subiros a una mesa, mejor no me invitéis nunca a una fiesta.

🌼 El recuerdo


El otro día me encontré con una carta antigua mía, pero no de cuando escribía OLA sino de mucho antes, de cuando me encargaba de la newsletter de Verne. En esta carta hablaba sobre el Horologium Florae, la idea que tuvo un botánico del siglo XVIII de crear un reloj con flores. Si habéis tenido la suerte de frecuentar un jardín, quizá os hayáis dado cuenta de que hay flores que se abren y se cierran a distintas horas del día. ¿Sería posible por tanto crear un reloj donde las propias flores indicaran la hora? Según este artículo que yo misma enlazaba, se ha intentado muchas veces sin éxito. Lo más gracioso es que no tenía el más mínimo recuerdo de este asunto, por lo que fue como si leyera una carta donde yo me recomendase a mí misma algo que por supuesto me encanta. Gracias, Carmen. Al final lo mejor de escribir es que cualquier texto es una carta para tu yo del futuro.*

💆‍♀️ La desconexión

Hace más o menos un mes que me quité Twitter del móvil. No es que haya abandonado Twitter, lo sigo mirando desde el ordenador (allí lo tengo ordenado en listas con Tweetdeck y es mucho menos caótico), pero así evito leer discusiones absurdas y opiniones fortísimas cuando no soy ni siquiera consciente de tener el teléfono en la mano. ¿Me he librado de ese vicio? Por supuesto que no, ahora abro Instagram el doble de veces, pero el poso mental que me deja no es tan negativo. Llevo todo este año intentando reconfigurar mi relación con internet. Escribí sobre ello aquí y en todos estos textos. Si encontráis la fórmula mágica antes que yo, contádmela.

🌚 La tradición


La semana que viene es la Virgen de agosto, fiesta secretamente pagana donde las haya, así que os dejo aquí esta obra maravillosa de Dan Hillier que se titula, ni más ni menos, Praise Be the Goddess Remembered. Ahí dejo eso.
Esta semana salid a una verbena, aunque las odiéis, y si esto es pedir demasiado, parasitad la pasión de un amigo por algo que hasta ahora os dé igual. Se lo vais y me lo vais a agradecer.

Con cariño,
Carmen
P.D.:

👯‍♂️ Reenvíale esta carta alguien que te gustaría que te sacara a bailar o compártela usando este enlace.

🐾 Sígueme la pista en Instagram y Twitter.

🙋‍♀️ Si aún no eres parte del club, suscríbete.

👋 Y acuérdate de que puedes darte de baja aquí.
 
*. Lo peor es en ese artículo mencionan la novela Glow, novela que me he leído y cuya referencia al Horologium Florae tampoco recuerdo. 🧠🐟
Copyright © 2019 Carmen Pacheco, Todos los derechos reservados.
Carmen Pacheco C/ Princesa Madrid, 28008 Spain

Puedes cambiar tu correo o darte de baja.

Email Marketing Powered by Mailchimp